Cómo, a través de la creatividad, contamos las historias, resistencias, heridas, placeres y alegrías de nuestros cuerpos.

Descripción

Hemos aprendido a vivir rápido sin dedicarnos tiempo para ver cómo estamos, cómo nos sentimos y qué le pasa a nuestros cuerpos, separando cuerpo y emoción. El cuerpo es “la casita” donde nos guardamos los placeres, las violencias, las alegrías…y la gran mayoría de las veces no tenemos el espacio para identificarlas, expresarlas y sanarlas.

Por ello se propone este taller donde investigar, a través de la pintura, en qué ocupamos el tiempo en nuestro día a día, tomando conciencia de cuánto invertimos en nosotras y cuánto es para las demás. Además, poder hablar de lo que nos gusta hacer y cómo tratar de integrarlo en nuestro día a día en la medida de lo posible.

Por otro lado hacemos un repaso de nuestras vivencias a través de una relajación/visualización, recordando lo que hemos aprendido gracias a personas que han pasado por nuestra vida, hechos que nos han marcado, logros conseguidos, etc. Proponiendo después un espacio creativo donde poder plasmar todo lo anterior y así poder tenerlo más presente.

Además, no se puede olvidar que detrás de todo lo que nos pasa está nuestro cuerpo manifestando todas esas emociones. Por esto es importante trabajar también el concepto que tenemos de nosotras mismas y de nuestros cuerpos. Esto se trabajará a través del modelado de arcilla, el movimiento, la expresión corporal, etc. haciendo un trabajo individual para después poderlo compartir de forma grupal.

Objetivos

• Generar un espacio donde poder compartir nuestras vivencias
• Trabajar la autoestima y el autoconcepto
• Tomar conciencia de nuestro cuerpo
• Poner en valor las tareas invisibilizadas

Metodología

El taller se plantea de manera participativa y dinámica para generar aprendizaje significativo y multidireccional, utilizando técnicas de facilitación de grupo, teatro, dinámicas, etc.

Personas destinatarias

• Mujeres adultas

Volver arriba